jueves, 7 de abril de 2016

A VECES












Todo me gusta… de vez en cuando.
De vez en cuando me saboteo un sueño
y otras veces, apasionada, lo alcanzo.

Soy retazos de mí.
Un desorden de objetivos.
Cada cuanto rompo una amistad y un amor,
un trabajo y un lugar.
Simplemente emigro sin despedidas.

Me canso, me detengo en el exilio,
saco cuentas que me acusan
y otras tantas que la verdad no me importan…
La soledad se vuelve necesaria:
toda voz me espanta, me irrita.

Me escondo en el pronombre más personal
Y de ahí, como un ritual narcisista, no salgo
Me masturbo con mis versos vencidos,
me registro repetida,
me bostezo en el espejo.
Me niego.

No hay comentarios: