lunes, 23 de enero de 2017

EL NIÑO



Me monto en el metro, un niño con discapacidad se le queda viendo a un hombre calvo, el niño tendría diez años, las manos y los pies las tenía como el país: torcidos. Gritaba sin mayor coherencia, el hombre calvo estaba sentado e intentaba esquivarlo. El niño reía mientras le sacaba la lengua de forma lasciva, sí; era una imitación, algo que parecía hacer cada cuanto. Sí; un niño de diez años sacaba la lengua de forma lasciva. Se fue acercando entre besos, prácticamente se abalanzó sobre el señor que, confuso, no encontraba que hacer. El niño logró besarlo en la frente y volvió por la boca del señor; éste, enfurecido, lo empujó: "Qué te pasa carajito, quédate quieto". El niño cayó al suelo, el señor sintió culpa, el niño siguió riendo. Insistía en el señor calvo al que le beso la frente. Otro señor lo agarró, él seguía lanzando besos y sacando la lengua. Él quería sacar la lengua. Insistía entre beso y beso; era un niño de diez años, con discapacidad, harapiento, curtido, solo. El señor calvo qué el beso en la frente argumentaba: “Coño, lo empujé porque son otros tiempos pana, ¿qué sé yo si tenía una vaina?”.  Sus dos amigos se reían de él: “Marico, se enamoró el carajito de ti”; “¡chamo, coronaste!, hasta beso y todo, marico”. Una señora sacó al niño del vagón mientras otro comentaba: “Sí, sáquenlo. Va a terminar jodido si sigue buscando un beso”.
La imagen fue dolorosa… como lo curtido del metro, como lo cansada que esta nuestra piedad; pero la imagen de ese niño con discapacidad, harapiento, curtido y solo que quería un beso en la boca y sacaba la lengua para pedirlo, es sólo la punta del Iceberg de todas las imágenes que lo llevan a estar así en el metro, porque este señor calvo sólo lo empujó y apenas empezaba la tarde…


No hay comentarios: