viernes, 24 de febrero de 2017

A PROPÓSITO




¿Viste amor?, yo también puedo morder,
incluso, a juro.
Para que veas mis dientes de leche,
mi rebuscada forma de decirte
que me partiste el corazón

Que no estoy dispuesta a tus comas depresivos,
que me duele el “no quiero hoy”
porque mi piel siempre está dispuesta siempre.

Tú no entiendes;
me crees básica,
te creo nido.

La cama es un rectángulo triste, complejo e intenso
donde condenso mi discurso carente
y es ahí donde quiero dejarlo todo,
como el que come después de varios días.
Quizás para mí el amor está entre mi boca y tus pechos
entre tu boca y mi sexo.
Por favor,
no salgas de  la cama…
al salir pones los pies en el suelo y justo ahí
entiendes mi nombre y ya no quieres volver.

No hay comentarios: