sábado, 4 de marzo de 2017

SACRIFICIOS




“Me siento perdida amiga” —reflexiona Jessica desde Barcelona, España—.
“Es duro Karli, el primer día dormí en una caja, todo sea por la medicina de mi nieto”— llora gloria desde Ecuador—.
“Tengo una semana comiendo caraotas” —ríe sarcástico Andrés, desde Panamá—.
“Me da mucha ansiedad desde entonces”— conversa Lucía, desde Londres—
“Ay Karli, extraño todo, hasta a mí”— me manda un mensaje Nora, en Puebla, México—.
“Hija, no debiste mudarte. Te extraño”—replica mi mamá, desde El Paraíso—.
“Cambiaste nuestro amor por un país que te sigue traicionando”— sentencia mi ex, desde chile—.

Me siento en el sofá, reviso las sentencias, las lágrimas, las anécdotas y respondo:

“Yo también me siento perdida amiga, y solo me mude a Los Ruices”.
“Es duro mi Gloria, la primera noche yo no dormí, todo sea por curarme el alma”.
“Aquí la caraota es un lujo Andrés, desde hace mucho no como tres veces al día”.
“Entiendo tu ansiedad Lucía, es la misma que sienten mis bolsillos”.
“Yo también me extraño, no me reconozco entre la gente, Nora”.
“Mamá, yo también te amo, pero ya soy mariposa. Oruga me crees tú”.
“Si amor, todo parece indicar que el país es una mujer que no me ama y yo insisto en buscarle un beso”.

Resumo, entonces:

Venezuela anda llorando por todas partes del mundo.

No hay comentarios: