LIRIO COBRA



Sigue el dolor en el pecho,
es una flor negra que se abre con tu nombre.
No tiene pétalos, te tiene a ti.

Su pistilo fértil te fecunda,
mi nostalgia,como insecto,coquetea cerca.
Entra,
cae,
llora allí dentro.

La tengo sembrada en todo el centro,
grande como mi orgullo.

Me envenena el corazón todas las noches,
se lo come y lo devuelve en trizas:
triste, incompleto, pegajoso.

No sé qué hacer con esta flor.
Mis lágrimas la riegan,
crece en el infortunio,
hace fotosíntesis con tus fotos,
síntesis con mis dolorosas conclusiones.

Mi pecho es tierra negra,
botánica maldita que sembraste,
narcomula de una flor
que no tenías derecho a inocularme.

Mientras escribo
puedo sentir su lengua sigilosa ¿o es, acaso, la tuya?
Sin querer soy tierra de semilla inesperada.
La flor que no quería.

¿Dónde un jardinero que me salve?,
que pode el jardín triste que soy.
¿Dónde las tijeras del olvido?

El dolor sigue en el pecho,
es flor negra que se abre con tu nombre.
No tiene pétalos, te tiene a ti.
Si el viento te trae como susurro o leve comentario,
ella: negra, plácida, espesa y carnívora,
me intoxica y se abre.


Si te ha gustado la lectura, y quieres colaborar conmigo haz clic AQUÍ
tu contribución para el mantenimiento del blog es de gran ayuda.

Comentarios