DIBUJO

Cuando ella  leía la  sentencia,
en realidad leía  la suya.
Cuando él se entregó a los barrotes,
si notabas su sombra, veías sus alas soberbias.
Cuando él se equivoca en sus palabras,
en realidad acierta en su estrategia.

Cuando  odias al contrario, cumples el legado.
Cuando se hace cola, los dos dioses ganan;
sólo que los feligreses divididos,
creen que el suyo es el bueno.

Y me pregunto:
¿Cuánto arde una idea?
¿Cuánta sangre en nombre de un dios?
Somos el borrador de dos poderes que nos dibujan
sobreviviendo en una quincena.

Vendiendo la vida en un pasaporte,
militando la escasez en silencio.
Gritando por twitter,
rindiendo culto al lápiz que nos borró el futuro.

¿Y cómo se revela el dibujo a su lápiz?
¿Quién es la mano?
¿Por qué nos tocó este tipo de papel?

Donde se pinta la paz con sangre del odio.
Donde se  esculpe la justicia con presos políticos.
Donde todo es al revés como un infierno tricolor.

Un infierno cínico de simbolismos descarados
con una hoja que no parece tener final.
Un lápiz al cual no termina de acabársele la punta
y una mano entusiasta que insiste en dibujarnos
así,  tristemente así.

Me quiero salir de mi propia historia,
se busca un borrador.
¿No te pasa?


Si te ha gustado la lectura, y quieres colaborar conmigo haz clic AQUÍ
tu contribución para el mantenimiento del blog es de gran ayuda.

Comentarios