SINCERIDAD


No me quieres,
lo sé.
Tus silencios no encuentran donde ponerme.

No quieres mis versos esperándote
y a decir verdad… yo tampoco,
pero tus manos interesadas
parecían amarme
cuando les brinde el almuerzo.

Y yo sé — tranquila— que no.

Yo le doy a quien no tiene
para que me dé lo que me falta.
Y eso no es amor,
es otra modalidad de indigencia.

El alma también revisa la basura.


Si te ha gustado la lectura, y quieres colaborar conmigo haz clic AQUÍ
tu contribución para el mantenimiento del blog es de gran ayuda.

Comentarios