VETE

Móntate en el avión,
maldice Venezuela,
mastúrbate con el pasaporte.

Cuando te reciba,
abrázalo como el héroe salvador en suelo extranjero.
Insístanse juntos, come mucho,
ten sexo frígido pero nostálgico,
¡tenían tiempo sin verse!

Cásate por los papeles...
Y cuando ya tu estómago se restablezca,
hayas surtidos tus ojos de paisajes del primer mundo
y sigas sin tener un orgasmo heterosexual;
el tiempo, lento, me irá nombrando.

Las madrugadas salvajes te van a acosar;
la risa, que te venía mientras teníamos
los bolsillos rotos pero el sexo surtido,
vendrá a acompañarte en las noches de insomnio.

Admítelo:
Nunca nadie te había hecho el amor en la boca,
no habías sido poema en vivo,
ni hoja para un verso erótico.
Mi pecho fue nido, no jaula. Lo sabes.

Tus manos se estrenaron en mi sexo
y ahí me quedé.
Y de ahí no me baja un hombre...
me baja el olvido, me baja otra hembra;

pero un hombre no.


Si te ha gustado la lectura, y quieres colaborar conmigo haz clic AQUÍ
tu contribución para el mantenimiento del blog es de gran ayuda.

Comentarios

Ericka Pineda ha dicho que…
uno de los poemas que mas me ha gustado. insisto te sienta ver el vestido de tristeza pero te prefiero la sonrisa conmigo