VOY A EXTRAÑARTE

Porque me sabes las costuras y te tejes en ellas tranquila;
porque tus manos siempre, en cualquier lado,
encuentran la caricia que combina.
Porque eres estúpida cuando yo demando tonterías
y sumisa cuando pido — a gritos — un momento de soberanía.
Porque tu edad es el barro que amoldo a mis manos pervertidas
y hay en ti algo de virgen y algo de perdida.

Nunca quise amarte… pero desnuda e insegura te me viniste encima
y yo, con hambre de educarte, de amaestrarte a mi teoría;
terminé redactando sobre tu vientre el amor que en mí impartías.

Ahora te vas y me dejas distinta
¿Quién coserá con los hilos de mis miserias sus vestidos de buena niña?
¿Quiénes, si no tus manos, acertarán sigilosamente en mi piel un buen coro de caricias?
¿Quién será tan inteligente como para fingirse tonta?,
¿y quién me pondrá el podio cuando, histérica,
necesite sentirme monarca e idealista?

Dolerá ver que otras manos te sabrán virgen y, a la vez, pérdida.
Nunca quise amarte y hoy estoy amándote al pie de tu despedida.
¡Oh mujer amada! Ahora soy yo el barro. Ahora soy yo la niña
y tú me dejas sin tus manos expertas,  ya pervertidas.


Si te ha gustado la lectura, y quieres colaborar conmigo haz clic AQUÍ
tu contribución para el mantenimiento del blog es de gran ayuda.

Comentarios